domingo, 16 de febrero de 2014

Las víctimas del naufragio del Vapor "Cautín" (19 de enero de 1948)

La tragedia del volcamiento y hundimiento del Vapor "Cautín", un transporte de carga y de pasajeros que realizaba la ruta Carahue a Puerto Saavedra, y viceversa (ver "Verano del 48: El hundimiento del Vapor Cautín") acarreó consigo el inesperado fallecimiento de hijos (algunos de corta edad), padres y madres, no así la de tripulación que, según se informó, viajaba bajo los efectos del alcohol. Los centenares de viajeros fluviales que se embarcaron en la nave viajaban a la festividad religiosa de San Sebastián, a realizarse en la localidad de Nehuentúe. La religiosidad de la gente mandaba asistir a aquella peregrinación, por lo que nadie esperaba que aconteciera la desgracia  frente a la curva "Vende Patos", poco antes de arribar al puerto fluvial en el que se realizaría la festividad.
Sector costero en el que se desarrollaron los hechos de la noche del 19 de enero de 1948

El volcado y hundido Vapor Cautín (www.clave9.cl)

A sesenta y seis años de aquella desgracia, ya casi nadie conoce los nombres de quienes fueron las víctimas de aquel hecho, salvo algunos familiares y descendientes directos de aquellos desafortunados y devotos pasajeros, por lo que he sentido necesario el traerlos hasta presente, para que no se les olvide para siempre, esperando que a más de alguien pueda serle útil en el futuro esta noticia. La lista la transcribo de una publicación contemporánea del suceso, hecha por la Imprenta "Abecé" de Temuco, copia que me fue proporcionada por don Jorge Echeverría Schalchli, descendiente de una familia que para ese entonces tenía su domicilio en la localidad de Carahue (ver ""Carahue y Nueva Imperial: el negocio de la producción, compra y venta de maderas nativas. Recordando a dos de su comerciantes").

Las víctimas del Vapor Cautín:
(La transcripción es literal desde el impreso aludido, por lo que pudieran existir nombres y/o apellidos mal escritos)

  1. Lina Sheid G.
  2. Sara González L.
  3. Juana Roa Durán
  4. Sabina Henríquez Paredes
  5. Ema Ávila de Escalona
  6. Guillermina Fabres Gutiérrez,
  7. Omar Hermosilla Ceballos
  8. Miguel Valladares
  9. Isabel Silva Roa
  10. Felicinda Salas v. de Molina
  11. Petronila Painán de Lagos
  12. Uberlinda Cabrera Puga
  13. Santiago Morales Rivera
  14. Fidel Curiñir Mendoza
  15. Raúl Cayupil Aucarmil
  16. Osvaldo López Muñoz
  17. Rosa Curiñir M.
  18. Leontina Montesinos T.
  19. Rosalba Ortiz
  20. Rosa Gómez
  21. Tomás Jorge Sánchez
  22. Ismenia Silva Roa
  23. Juana Elisa Burgos
  24. José Alberto Matamala
  25. Ida Fernández Rivas
  26. José Segundo Muñoz González
  27. Norma C. Muñoz
  28. María Delia Cáceres
  29. Juana del C. Parra
  30. Isabel Alister Contreras
  31. Eliana Himean
  32. Hugo Muñoz Astete
  33. Mario Muñoz Cid
  34. Norma Inés Tapia
  35. Lucía Acuña Acuña
  36. Silvia del C. Sáez
  37. Natalia Figueroa
  38. Uberlinda Acuña Acuña
  39. Elena Fica
  40. Federico Baier Campos
  41. Eleodoro Aguayo Vivanco
  42. Pedro Millanao
  43. Mario Caro Ortiz
  44. Esterlina Rivera Durán
  45. Rosalba Hodge de González
  46. Ferisanda Salas Carrillo
  47. Luisa Sheid
  48. Marta Victoria Acuña
  49. Isabel Santos López
  50. Selma Anguita V. de Castro
  51. Joaquín Soto López
  52. Misael Escalona Barra
  53. Lidia Sáez de Arellano
  54. Luis René Pincheira
  55. María Teresa Bastías
  56. Juan Roa Ríos
  57. Aída del C. Gutiérrez
  58. Carlos Guillermo Riffo H.
  59. María Díaz Acuña
  60. Darío Orrego Vásquez
  61. Emilio Peña Espinoza
  62. Víctor Rojas Muñoz
  63. Manuel Olivares Ramos

domingo, 24 de febrero de 2013

"Lautaro y sus familias fundadoras"

Como otros de los antiguos poblados de la otrora llamada región de La Frontera, Lautaro nació como un fuerte militar, durante la época de la llamada Pacificación y ocupación de La Araucanía, como resultado de la formación de una línea de penetración del Ejército y consolidación del Estado de Chile en el Territorio de Colonización. El 18 de febrero del año 1881, en la altura de la barranca en cuyo fondo corría el caudaloso río Cautín, don Manuel Recabarren Rencoret, Ministro del Interior del Presidente don Aníbal Pinto, funda el Fuerte "Aníbal Pinto", una semana antes de que hiciera lo mismo con el Fuerte Temuco, 30 kilómetros aguas abajo del mismo río. La construcción de la empalizada y del Cuartel, precedieron a la llegada de las familias de los soldados y a la construcción de sus chozas y, con posterioridad, a sus casas de madera que fueron conformando una villa en torno al Fuerte. Con ellos llegaron los comerciantes y, unos pocos años más tarde, fueron instalados por el Gobierno lo colonos europeo traídos para poblar ese territorio.


Con motivo de la conmemoración de un nuevo aniversario de la fundación de Lautaro, el investigador, historiador y poeta de origen lautarino, profesor don Sergio Venegas Aedo, ha publicado recientemente una nueva obra relativa a historia local (ver el post sobre otra obra literaria del mismo autor: "Huellas de familia: Colonias Europeas en La Frontera (1883-1900"). Su nuevo libro, titulado Lautaro y sus Familias Fundadoras, es el resultado de su investigación dirigida a recuperar, reconstruir y organizar la información sobre las familias que participaron durante el proceso de formación del pueblo de Lautaro. Esta obra contiene una descripción del contexto en el que se instaló el Fuerte militar Aníbal Pinto y la posterior formación del poblado de Lautaro; una lista de los títulos de merced de tierras a familias mapuches que tenían su residencia ancestral en la zona; listados de los colonos europeos que fueron instalados en la Colonia de Lautaro, de Quillem y Ñielol; una lista de los colonos nacionales instalados en la Colonia de Quintrilpe y Don Bosco; listas de los primeros comerciantes, de patentes fiscales, de empleados y militares, de personas y sus oficios; de dueños de propiedades (con individualización del número del sitio y manzana, acompañado de un plano general con sus ubicaciones); una nómina de los matrimonios de lautarinos efectuados en la oficina del Registro Civil de Temuco entre los años 1887 a 1894 (cuando aún no había oficina en Lautaro), y desde 1895 a 1910 en Lautaro; y un listado de los principales fundos e industrias de la primera época de aquella localidad. En su capítulo segundo el autor incluyó datos genealógicos de algunas familias mapuches y en su capítulo final hay datos genealógicos de algunas familias presentes desde el tiempo de la fundación del Fuerte. El libro es ilustrado con mapas y planos de ubicación y algunas fotografías de documentos históricos.


Para la adquisición del libro, los interesados deben contactarse con su autor, el profesor Sergio Venegas Aedo, en su dirección de correo electrónico: servenegas23@yahoo.es


miércoles, 20 de febrero de 2013

Circunscripciones suprimidas del Registro Civil de Chile, en Santiago

Más de alguien habrá querido encontrar en el sitio Web de FamilySearch algún libro índice de inscripciones o ver la imagen digital de alguna partida de nacimiento, matrimonio o de defunción de un inscrito en una circunscripción del Servicio de Registro Civil de la comuna de Santiago, pero no la ha encontrado en la respectiva lista de imágenes de  Chile, Registro Civil 1885 -1903, Santiago. Ello ocurre debido a que, muy posiblemente, aquellas circunscripciones fueron creadas hacia mediados del siglo XX o aún más recientemente, por lo que FamilySearch no posee imágenes de aquellas inscripciones. Hay circunscripciones que existieron algunas décadas y que fueron suprimidas, dejando de existir, como por ejemplo: Estación (creada en el año 1936 y suprimida en el año 1984),  Franklin (creada en el año 1968 y suprimida en el año 1984), y Universidad (creada en el año 1936 y suprimida en el año 1984). El Reglamento Orgánico del Servicio de  Registro Civil de Chile, en su Capítulo II, artículo 34, señala que el Presidente de la República, previo informe del Conservador, hará "la creación y supresión de circunscripciones, la determinación de sus cabeceras y de sus límites". Fue así como por Decreto Nº 1296 del Ministerio de Justicia, de fecha 29 de diciembre de 1983, publicado en la edición Nº 31.783 del Diario Oficial de fecha 258 de enero de 1984, fueron suprimidas las Circunscripciones de Registro Civil de Portales, Estación, Moneda, Universidad y Franklin, creándose las de Estación Central y Santiago y fijándoseles sus respectivos límites, quedando, en definitiva, cuatro circunscripciones: 1ª Recoleta, 2ª Estación Central, 3ª Santiago y 4ª Independencia.

Alguien en una ocasión consultó: "Tengo que buscar algunos certificados que pertenecen a la circunscripción Universidad, pero resulta que ya no existe y tampoco está en el listado de comunas de Santiago, en las imágenes de "Chile, Registro Civil 1885 -1903, Santiago" ¿Dónde puedo obtener información al respecto?" Bueno, la respuesta es: La Circunscripción Universidad se creó en el año 1936 (por eso es que no aparece en la colección de "Chile, Registro Civil 1885-1903") y funcionó hasta el año 1984. Desde ese último año hasta la actualidad los Registros están en la Circunscripción Santiago (unificada). Los certificados de inscripción o fotocopias de las partidas de la Circunscripción "Universidad" hay que pedirlas exclusivamente de manera presencial en cualquier oficina de Registro Civil del país, señalando el número de la inscripción, el año y mencionando que la Circunscripción es "Universidad".

jueves, 17 de enero de 2013

Documentos Fundantes de inscripciones (partidas) del Registro Civil de Chile

Por Ley de Registro Civil, de fecha 27 de julio de 1884 (reformada y derogada por la Ley Nº  4808), las inscripciones de los nacimientos, matrimonios, defunciones y demás actos y contratos relativos al estado civil de las personas se hacen en el Registro Civil por los funcionarios que determina dicha ley.

En el libro de los nacimientos se inscriben:
1º Los nacimientos que ocurran en el territorio de cada comuna;
2º Los nacimientos que ocurran en viaje dentro del territorio de la República o en el mar, en la comuna en que termine el viaje o en la del primer puerto de arribada;

3º Los nacimientos de hijos de chilenos ocurridos en el extranjero, estando el padre o madre al servicio de la República.
En el libro de los matrimonios se inscriben:
1º Los matrimonios que se celebren en territorio de cada comuna;
2º Los matrimonios celebrados en artículo de muerte dentro del Territorio de la República, en la comuna correspondiente al lugar en que el acto se verifique;
3º Los matrimonios celebrados fuera del país por un chileno con un extranjero o entre dos chilenos, los que se inscriben en el Registro de la Primera Sección de la comuna de Santiago.

4º las sentencias ejecutoriadas en que se declare la nulidad del matrimonio o se decrete el divorcio perpetuo o temporal; la simple separación de bienes de los cónyuges; los instrumentos en que se estipulen capitulaciones matrimoniales y las sentencias ejecutoriadas que concedan a la mujer o a un curador, la administración extraordinaria de la sociedad conyugal y las que declaren la interdicción del marido.
En el libro de las defunciones se inscriben:
1º Las defunciones que ocurran en el territorio de cada comuna;
2º Las defunciones que ocurran en viaje, en la comuna del lugar en que debe efectuarse la sepultación. Si el fallecimiento ocurriere en el mar, en la del primer puerto de arribada de la nave;
3º Las defunciones de chilenos ocurridas en el extranjero. Para efectuar esta inscripción se remiten los documentos debidamente legalizados al Ministerio de Relaciones Exteriores.
4º Las defunciones de los militares en campaña en la comuna correspondiente al último domicilio del fallecido;
5º las sentencias ejecutoriadas que declaren la muerte presunta, en la comuna correspondiente al tribunal que hizo la declaración.

Cada una de las inscripciones de aquellos libros tiene como respaldo un documento que atestigua o certifica de manera previa el acontecimiento del nacimiento, la realización de un matrimonio o el acaecimiento de una defunción. Aquellos documentos testimoniales son, por ejemplo, el Comprobante de Parto, el Acta Matrimonial o el Certificado de Defunción que otorga un médico, siendo la mayoría de ellos manuscritos. Con dichos documentos el funcionario del Registro Civil practica la respectiva inscripción del acontecimiento en el libro correspondiente, creando así un nuevo registro llamado inscripción o partida. El Registro Civil de Chile a cada uno de aquellos papeles manuscritos testimoniales denomina DOCUMENTOS FUNDANTES, los cuales son custodiados en el Subdepartamento de Archivo Histórico del Registro Civil, en la ciudad de Santiago de Chile.

(Imagen: sitio Web del Servicio de Registro Civil e Identificación)

El 28 de enero del año 2011, el Decreto Nº 60 del Ministerio de Educación, declaró "Monumento Nacional, en la categoría de "Monumento Histórico" a todos los documentos que fueron emitidos por el Registro Civil entre los años 1885 y 1981, incluyendo así a los Documentos Fundantes.

En el sitio Web del Servicio de Registro Civil e Identificación de Chile se incluyó un banner que anuncia: "Documentos Fundantes Archivo Histórico declarados Monumento Histórico", y al hacer click en él se despliega una página explicativa, que muestro parcialmente en la imagen de abajo.


Para los efectos de obtener información más abundante en nuestra investigación histórica y genealógica, recomiendo solicitar una copia de aquellos documentos fundantes relativos a las inscripciones de nacimiento, matrimonio y defunciones de nuestros ancestros (y de posibles subinscripciones practicadas en aquellas). La petición de aquellos documentos públicos se realiza en cualquier oficina de Registro Civil, indicando el número de la inscripción (nacimiento, matrimonio o defunción), el año y la circunscripción en que se efectuó aquel registro del acontecimiento.

No ha sido poco frecuente el que funcionarios de alguna oficina de Registro Civil, al querer solicitar la tramitación de una copia, me hayan negado anticipadamente la existencia de un documento fundante muy valioso como lo es el ACTA MATRIMONIAL, expresándoseme que aquel sólo existe desde el año 1949 y que antes de eso las inscripciones se hacían directamente en el libro, lo cual, a las claras, es absolutamente erróneo, pues poseo copias de actas matrimoniales de los años 1886, 1900, 1906, etc. En este caso, la confusión o mala información de algunos funcionarios del Registro Civil se debe a que en el año 1949 el Archivo General del Registro Civil (hoy Subdepartamento Archivo Histórico) sufrió un incendio que consumió muchos registros y documentos fundantes, debido a lo cual, hoy, al solicitar una copia de alguno de ellos, llega una nota de contestación que dice algo así como "En este Archivo se conservan documentos de esa circunscripción, sólo desde el año 1949". Ante ello nada se puede hacer, pero no deje de hacer la solicitud, pues muchos antiguos papeles manuscritos sí logrará tenerlos entre sus tesoros familiares.


sábado, 21 de julio de 2012

Registro Civil: ¿Qué es mejor? ¿un Certificado o una fotocopia de la Partida?

Personas que recientemente han comenzado a recopilar antecedentes para su historia familiar, frecuentemente me consultan acerca de cómo se puede encontrar información de los padres de un ancestro, cuando nada se sabe de ellos. Bueno, la clave no es buscar información completa de los padres, si no la que más se pueda del hijo, como por ejemplo, conseguir información completa del nacimiento, el matrimonio o de la defunción de éste. Lo ideal es comenzar por uno mismo: los antecedentes completos de nuestro nacimiento y matrimonio (en el futuro alguien agradecerá que hayamos dejado esta información y no se encuentre desaparecida). Pero ¿dónde se pueden leer los antecedentes más completos? La respuesta es: no en el papel llamado Certificado, si no en los que aparecen en las Partidas de nacimiento, matrimonio o defunción (las inscripciones) Si tienes un Certificado que alguna vez se emitió en una oficina de Registro Civil, eso ya es algo muy bueno, pero puedes tener mucho más con una pequeña inversión de dinero (no es un gasto), solicitando al Registro Civil una fotocopia de la respectiva Partida.


Para ejemplificar, comparto algo de mi abuela paterna, doña María Cenobia (o Zenobia) Aguilera Lagos, nacida en el año 1894 y en la localidad de Bulnes, Provincia de Ñuble. Compararemos la información de su Certificado de Nacimiento y la que aparece en la Partida de Nacimiento:

El Certificado de Nacimiento

Ø      La Circunscripción (el nombre del área jurisdiccional político-geográfica de la Oficina de Registro Civil).
Ø      Fecha de la inscripción (cuando el requirente solicitó se hiciera).
Ø      Número de la inscripción (número irrepetible del Libro o Registro del año).
Ø      Nombre del inscrito y su sexo.
Ø      Nombres del padre y de la madre.
Ø      Fecha, hora y lugar del nacimiento.
Ø      Fecha de emisión del Certificado.

La fotocopia de la Partida de Nacimiento

Los mismos datos del Certificado de Nacimiento, más los siguientes:

Ø      Profesión y nacionalidad de ambos padres.
Ø      El Compareciente (o sea, quien requirió la inscripción), su edad, profesión y domicilio.
Ø      Otros antecedentes que se desprenden de la completa lectura de la Partida.

El Certificado de Nacimiento de mi abuela María menciona los nombres de mis bisabuelos, pero la Partida dice que mi bisabuelo Domingo Aguilera era de nacionalidad chilena y un agricultor, o sea, era propietario de tierras cultivables y fue él quien requirió la inscripción. En el mes de abril del año 1894 mi bisabuelo declaró tener 50 años de edad, por lo que, si hacemos una sencilla operación matemática, es posible calcular el año aproximado en que él nació: 1894 – 50 = 1844. Por último, mi bisabuelo Domingo no sabía firmar, por lo que se desprende que muy posiblemente era analfabeto. Ello puede ser relevante, pues, en este caso, descubrí que mi bisabuelo, casi cada dos años, cuando iba a inscribir a sus hijos, declaraba una edad que era casi siempre la misma, 50 o 60 años. Años más tarde, encontré la partida de su bautismo (año 1831), por lo cual la verdadera edad de él, cuando inscribió a  mi abuela María, era de 62 años.

En resumen: entre pagar por un Certificado o una fotocopia de Partida, es mejor lo último, especialmente en el caso de los matrimonios (en otro post me referiré al Acta Matrimonial). Si tienes la fortuna de ser poseedor de un viejo Certificado, no dudes en pedir al Registro Civil una fotocopia de la respectiva Partida, y cuando la tengas en tus manos muy posiblemente tendrás más de alguna sorpresa.

jueves, 19 de julio de 2012

El Catálogo de Bienes Raíces del Archivo Nacional de Chile

(VER UNA ACTUALIZACIÓN DE ESTE POST, AL FINAL DEL MISMO)

A medida que retrocedemos en el tiempo en la búsqueda de la historia de nuestros ancestros, a menudo nos podemos quedar entrampados en sólo los nombres y apellidos de alguno de ellos, y, aparentemente, no hay dónde encontrar más antecedentes que nos ayuden a detectar el lugar de su origen, especialmente de aquellos que emigraron de otras latitudes de nuestro país. A manera de ayuda, comparto con ustedes una herramienta muy útil para pesquisar los lugares en donde la familia ancestral muy posiblemente tuvo residencia. Se trata del Catálogo de Bienes Raíces del Archivo Nacional de Chile. ¿Cómo nos puede ser útil? Pensemos que algunos de nuestros antepasados heredó (ver La Posesión Efectiva), compró, recibió del Fisco de Chile, hipotecó, arrendó, vendió u obtuvo de alguna manera el dominio sobre algún bien raíz cualquiera, llámese un solar, un sitio, un campo, hijuela, parcela, chacra, fundo o como se le llame, de acuerdo al tamaño o dimensiones del inmueble. Cualquier tipo de trámite, relacionado con la posesión legal y comercio del inmueble de la persona, debería ser efectuado ante un Notario Público y el título debía ser inscrito, como en la actualidad, en un Conservador de Bienes Raíces (ver Notarías y Conservadores de Bienes Raíces).

El catálogo del Archivo Nacional permite ver información de los fondos que han sido digitalizados (ver información de fondos). El sitio Web del Archivo Nacional de Chile informa que dicho catálogo incluye los siguientes Registros:


- Registros de Propiedad: Incluyen las inscripciones de ocupación, accesión, prescripción, compraventa, permuta, donación entre vivos, adjudicación en juicios divisorios, particiones, transacciones (transferencias), cesiones y concesiones de bienes raíces correspondientes a cada distrito.

- Registros de Hipotecas y Gravámenes: donde se pueden encontrar las inscripciones de limitación al goce, al uso o al usufructo de un bien raíz, esto es, los fideicomisos, servidumbres, arrendamientos, comodatos, mutuos hipotecarios simples o con cuenta corriente, censos simples o con capellanías, rentas eclesiásticas y anticresis.

- Prohibiciones o Interdicciones: Se incluyen las inscripciones de prohibiciones de enajenar o de gravar un bien raíz, las promesas de compraventa, embargos y los diversos tipos de interdicciones que pueden recaer sobre un propietario por incapacidad (por ejemplo, prohibiciones por prodigalidad o por demencia, entre otras).

Ahora, lo más entretenido: Saber si existe alguna inscripción de un bien raíz, a nombre de nuestro ancestro, y, lo más importante, en dónde. Para ello se debe ingresar a sitio Web del Sistema de Consultas y Certificación Electrónica de Documentos del Archivo Nacional de Chile, lo que se deberá hacer obligatoriamente con el navegador Microsoft Internet Explorer, pues, si se utiliza otro, se cargará una página que contiene el siguiente mensaje:



Para ver el sitio Web del Sistema de Consultas del Catálogo de Bienes Raíces, copia esta dirección y pégala en la barra de direcciones del navegador Microsoft Internet Explorer:
http://documentos.archivonacional.cl/cyberdocs/cyberdocs.asp


La página a la que se accede muestra una bienvenida al Catálogo e información relacionada, entonces se hace click en el botón que dice Entrar>>:



El sistema nos mostrará el formulario para la búsqueda e información sobre los requisitos para una búsqueda exitosa. La primera vez que visites el sitio Web será muy importante que se descarguen los componentes Java(TM), pues sin ellos no se podrán ver las imágenes digitales que contiene la información que tanto anhelamos leer. Seguidamente, para la primera búsqueda llenamos el campo "Nombre Personal (Concurrente) 1:" y hacemos click en el ícono "Buscar en Base de Datos", que es la  lupa que está en el lado izquierdo del formulario (más tarde, cuando ya hayamos revisado los posibles resultados positivos de esta primera búsqueda, podemos llenar - con el mismo nombre de nuestro ancestro - el campo "Nombre Personal (Concurrente) 2:".

A manera de ejemplo, he buscado el nombre de *Gustavo Verniory* (con asteriscos, para hallar específicamente a este personaje), quien fue un ingeniero belga del siglo XIX que construyó obras civiles y varios tramos de la vía férrea entre las actuales ciudades de Victoria y Pitrufquén (ver algunos posts sobre el tema de la bitácora de Verniory, en mi otro Blog). El sistema arrojó un resultado, ante mi consulta en el campo "Nombre Personal (Concurrente) 1:". Para ver la imagen que contiene el registro de la propiedad de Verniory se cliquea en el ícono "Ver Imagen", que tiene la forma de unos anteojos en el lado derecho de la línea en que se muestra el resultado de la búsqueda.  Es muy posible que aparezca una barra de información que tenga relación con la protección de la seguridad para la descarga de archivos en la computadora personal, entonces hay que hacer click en esa barra de información y seleccionar la opción "Descargar archivo...". El resultado es una imagen descargable e imprimible, en formato TIFF, que contiene la inscripción de una propiedad que Gustavo Verniory tuvo en Temuco y que vendió a su cocinera (Doña Peta), cuando se marchó de regreso a Europa en el año 1899.

Esta herramienta para la investigación de nuestra historia familiar es de gran valor, puesto que podemos descubrir algunos de los bienes que nuestros ancestros poseyeron y, lo más importante, en qué lugar se hallaban, lo que nos proporciona información de los posibles lugares en que tuvieron residencia en el transcurso de los años e ilustra nuestra mente con imágenes de sus actividades. Prueba y practica con las diversas herramientas del sistema de consultas del Catálogo de Bienes Raíces del Archivo Nacional de Chile.

Las imágenes siguientes muestran el proceso descrito anteriormente.
Buena suerte con tu búsqueda !!!







ACTUALIZACIÓN (19 de noviembre de 2013).


Nueva vista de la página de inicio al Sistema de Consultas

Debido a errores en la rutina de JAVA, por una actualización del sitio Web del Sistema de Consultas del Archivo Nacional de Chile, no es posible acceder a la base de datos a través de los navegadores "Internet Explorer 11" y "Chrome". Se aconseja visitar la página Web utilizando el navegador "Mozilla Firefox". Es muy posible que, al hacer click en el botón IR AL CATÁLOGO, aparezca una ventana que indique "¿Desea ejecutar esta aplicación?", entonces marque la opción de advertencia "Acepto los riesgos y deseo ejecutar esta aplicación", que se encuentra bajo la instrucción "Active la casilla y haga clic en Ejecutar para iniciar la aplicación". Una vez hecho ésto, aparecerán los campos de búsqueda. Si nada de ésto ocurre, intente realizar la operación sugerida en la página: "ATENCIÓN !!! Esta página requiere tener instalados los componentes de JAVA, si no los tiene descárguelos Aqui.". Haga click en el vínculo "Aqui" de dicha página y siga el proceso de instalación.


martes, 8 de mayo de 2012

"Pregúntele a la comunidad FamilySearch"

Todos los segundos y cuartos domingos de cada mes, a las 19:00 horas de Chile Continental (7 PM), usted tendrá la oportunidad de hacer preguntas sobre investigación genealógica de manera online y en idioma español, conectándose desde su computadora.


Los usuarios de la Comunidad FamilySearch dispondrán de hasta una hora de tiempo para compartir experiencias, los que usted puede escuchar y hasta intervenir para dar opiniones o preguntar.
Las instrucciones de cómo participar y probar si su computadora está apta para acceder a una sesión, puede verlas en "Wiki de FamilySearch".
Para realizar la conexión mediante el sistema Adobe Connect es necesario que usted tenga una cuenta FamilySearch, la cual puede crear fácilmente en la página Nuevo FamilySearch, haciendo click en el link de color verde que dice Inscríbase en el nuevo FamilySearch, o directamente en la página de Inscripción, seleccionando la opción Cuenta FamilySearch (para el público en general) o Cuenta LDS FamilySearch (cuenta LDS Account para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días), y siguiendo las instrucciones que aparecerán a continuación.

martes, 24 de abril de 2012

Primera Conferencia de Recursos para la Investigación Genealógica - Santiago de Chile, mayo 2012

" FamilySearch International ha organizado la primera Conferencia de Recursos para la Investigación Genealógica que se realizará el día 4 de mayo de 2012 de 9:00 a 14:00 horas en la Pontificia Universidad Católica de Chile (salón Juan Francisco Fresno, Avda. Alameda 340, Santiago, Chile) con el propósito de dar a conocer al público en general los recursos y tecnologías disponibles en Chile para construir un árbol genealógico familiar. En esta conferencia participarán importantes organizaciones como el Archivo Nacional de Chile, el Registro Civil de Chile, el Departamento de Historia del Ejército de Chile, el Archivo Emilio Held Winkler de la Liga Chileno-Alemana, el Instituto Chileno de Investigaciones Genealógicas, el Cementerio General de Santiago, además de expertos de FamilySearch.

La participación a esta conferencia es gratuita y de cupo limitado. Te invitamos a confirmar tu asistencia en http://www.fscrig.org/.

Principales oradores:

  • Osvaldo Villaseca, Director del Archivo Nacional de Chile
  • Eliana González, Coordinadora Unidad de Gestión de Proyectos Tecnológicos del Archivo Nacional de Chile
  • Andrés Falcón Valencia, Jefe del Departamento Archivo General del Registro Civil de Chile
  • Coronel Gabriel Rivera, Jefe del Departamento de Historia Militar del Ejército de Chile
  • Capitán Rodrigo Arredondo, Jefe del Archivo General del Ejército de Chile
  • Tulio Guevara, Director del Cementerio General Recoleta de Santiago de Chile
  • Gerda Sommer, Directora de la Biblioteca Archivo Histórico Emilio Held Winkler
  • Doctor Isidoro Vásquez de Acuña, Presidente del Instituto Chileno de Investigaciones Genealógicas
  • Doctor José Urzúa Prieto, Bibliotecólogo del Instituto Chileno de Investigaciones Genealógicas, coautor del libro "Familias Fundadoras de Chile"
  • Gustavo Mernies, Gerente para Sudamérica Sur en FamilySearch International
  • Felipe E. Amstein, Gerente para Chile en FamilySearch International

Ver la nota de prensa sobre la exitosa Primera Conferencia de Recursos para la Investigación Genealógica en Santiago de Chile, haciendo click en "Sala de Prensa".

martes, 12 de julio de 2011

Imágenes de inscripciones del Registro Civil de Chile (1885-1903) a través de la Web, en FamilySearch.org

La organización FamilySearch ha estado trabajando fuertemente en poner gratuitamente en la WEB, a disposición de cualquier persona, su famoso y más grande archivo mundial de datos de personas fallecidas. Gracias a aportes voluntarios de investigadores, los chilenos podemos revisar un Índice de bautismos (1585-1932), un Índice de Defunciones 1700-1920), y un Índice de matrimonios (1579-1930). Hasta hace un tiempo atrás tan sólo era posible revisar aquella base de datos sin poder ver las fuentes originales, desde las cuales miles de personas habían extraído esos datos y los habían enviado a FamilySearch. Gracias al proyecto mundial de Indexing, en el que miles de voluntarios están indexando, o sea, extrayendo información de microfilms "on line" e ingresándola a una base de datos, FamilySearch ha puesto a disposición de los investigadores las imágenes de las inscripciones de los matrimonios, nacimientos y defunciones del Registro Civil de la circunscripción Concepción (1885-1903).- Sólo basta escribir el nombre de un antepasado que haya nacido, casado o fallecido en la antigua circunscripción Concepción, entre los años 1885 a 1903, y se podrá acceder a ver la información de nuestro pariente contenida en el registro, así como la imagen fotográfica del registro, cuyo original se encuentra depositado en el Archivo Histórico del Registro Civil en Santiago de Chile.

Los voluntarios de Indexing siguen trabajando desde sus casas, vía conexión a Internet, para que nuevos archivos sean puestos por FamilySearch en la WEB. Mientras se trabaja laboriosamente en la indexación, FamilySearch ha puesto el archivo completo de imágenes de las demás inscripciones de las diferentes circunscripciones del Registro Civil de Chile, por Provincia. Al clickear en el nombre de una provincia chilena aparecerán las localidades (pueblos y ciudades), y al clickear en el nombre de una de ellas aparecerá una nómina de los registros que en los años 1970 hasta los 1980 fueron microfilmados. Desde allí se puede acceder al archivo de imágenes, aunque será necesario revisarlas tal como se hace cuando se "hojea" un libro: hoja por hoja. Pese a ésto (algún día estarán indexados todas estas imágenes), desde su propio hogar puede revisar y encontrar información, que ni siquiera el Registro Civil de Chile actualmente nos puede proporcionar desde sus terminales de computación en sus diferentes oficinas del país, ya que los datos antiguos nunca fueron ingresados.

viernes, 13 de agosto de 2010

Fotografías que nos hablan silenciosamente

Revisen sus fotografías antiguas. Ellas pueden "hablarles y relatarles" asuntos interesantes y hasta desconocidos acerca de algún integrante de la familia, y les pueden dar emocionantes sorpresas.

Hacen unos 22 años, cuando nació mi interés en la historia familiar, comencé a recolectar documentos para saber sobre mis ancestros paternos (mi mamá no tenía absolutamente nada sobre sus padres, sólo su propio certificado de bautismo y recuerdos mínimos de datos de su familia ancestral). Metí mis manos en una vieja maleta de viaje perteneciente a mi padre, en la que él guardaba "papeles antiguos". La maleta era conocida, ya que desde pequeño me gustaba ver el contenido de ella, pues mi papá, de vez en cuando, nos abría ese "portal" al pasado, nos mostraba y permitía que viéramos y tomáramos cosas muy interesantes: monedas y billetes antiguos, lapiceras y unas cédulas de identidad de mi abuelo, etc., las que estaban en el interior de una cajita de madera muy bonita. Entre esos tesoros había una amarillenta fotografía de estudio en la que se apreciaba a una pareja con vestuario muy antiguo. Actualmente ésta la conservo con gran cuidado, pues es la más antigua que poseo. La imagen muestra a una mujer joven, muy menuda, de pie y apoyando una de sus manos sobre el hombro de un varón que está sentado, con aspecto de ser de gran porte. Ella luce un vestido muy elegante. Cuando mi padre estaba vivo, lo interrogué en cuando a la identidad de esas personas, pero no supo decir quienes eran. Al reverso aparecen anotados unos nombres y dos fechas: "Ercira Acuña de Zbinden + 3 enero de 1903", "Emilio Zbinden falleció septiembre 6 de 1950".


¿Quiénes fueron ellos, especialmente Ercira, que llevaba el apellido de mi familia paterna? Lo que podía deducir de la observación de aquellos datos del reverso eran que el signo de la cruz (+) simbolizaba fallecimiento y que la preposición "de", que acompaña al apellido de doña Ercira Acuña (de Zbinden), señalaba su relación de parentesco con don Emilio (una relación de "pertenencia", según costumbres sociales antiguas): que ella estaba casada con él, o sea, eran un matrimonio. Hasta allí había llegado mi examen y más que eso no podía obtener. La fotografía no indicaba los lugares de fallecimiento ni de matrimonio de aquella pareja.

Pasaron años y aquel matrimonio, los Zbinden Acuña, me seguía llamando la atención. Al observar la foto, en distintas oportunidades, yo sentía como si Ercira Acuña me estuviera pidiendo que algo hiciera por averiguar acerca de ellos... Así lo hice. Por "hacer algo", sin tener certeza de qué y dónde buscar, revisé archivos notariales y de conservador de bienes raíces de Temuco, encontrando que don Emilio Zbinden había tenido residencia en la ciudad de Temuco y era un "rentista": adquiría bienes inmuebles y los arrendaba. Esto me dio la idea de que él había contraído matrimonio con doña Ercira en esta ciudad y que la fotografía debió haberse tomado para aquella ocasión o en sus proximidades, antes del año 1903. Pedí al Registro Civil de la ciudad de Temuco que hiciera una revisión de los libros índices de matrimonios, desde el año 1895 hasta 1903. Tras esperar dos semanas, me informan que no aparece inscrito en Temuco aquel matrimonio... Sigo mi búsqueda en un Centro de Historia Familiar: reviso microfilms que contengan matrimonios del Registro Civil de Victoria, Collipulli, Traiguén, Angol, sin resultados. Por casualidad, haciendo investigación para un cliente, encuentro el matrimonio de varios hermanos de don Emilio Zbinden, celebrados conjuntamente ante el oficial civil del pueblo de Ercilla, pero don Emilio no lo había hecho allí. Voy al Cementerio General de Temuco: no figura Ercira Acuña pero sí don Emilio Zbinden. En otra oportunidad reviso microfilms con inscripciones de defunciones del Registro Civil de Temuco. Efectivamente, Ercira había fallecido en esta ciudad y, junto con ella, su bebé de sexo femenino, durante el proceso del parto. Sentimientos encontrados ante este descubrimiento: alegría por el hallazgo de datos y tristeza por la circunstancias de la defunción. Qué datos concretos encontré en la defunción de Ercira:

1) sus padres eran los mismos que los de mi abuelo paterno ¡Ercira era una hermana mayor de mi abuelo!
2) Efectivamente Emilio Zbinden era el marido de Ercira, ya que así lo declaró cuando inscribió la defunción de ella.
3) Que esta pareja tenía residencia en Temuco

Concurro nuevamente a un Centro de Historia Familiar y reviso varios microfilms con matrimonios civiles de Temuco (tenía mis dudas acerca del resultado de la búsqueda que había pagado al Registro Civil). Resultado: Emilio y Ercira sí habían contraído matrimonio en Temuco, en el año 1899 y en el domicilio de mis bisabuelos... De mi propia experiencia: nunca hay que creer a pies juntillas cuando nos dicen "no hay información". Debe uno mismo verificarlo, tratando de buscar otras fuentes.

Hace 15 días atrás, buscando registros históricos para otro cliente, encontré la defunción de la primera hija del matrimonio Zbinden Acuña, lo que completó el círculo alrededor de esta malograda familia, la de mi tía abuela.

Concluyo diciendo que la observación detenida e inquisidora de una fotografía puede darnos antecedentes básicos sobre su connotación o contexto histórico, y motivarnos o inspirarnos para la búsqueda de aquello que no conocemos. Hay que observar y analizar, no tan sólo mirar...

lunes, 5 de julio de 2010

Fuentes confiables de información: la investigación y publicación de trabajos de historiadores locales

Portada del libro del profesor S. Venegas A.


Con motivo de una solicitud de investigación histórica de uno de mis clientes, el 15 de junio de 2010 llegué a las nueve de la mañana a la ciudad de Victoria. Luego de unas horas de exitosa investigación en la fría oficina del Registro Civil dirigí mis pasos hacia la Notaría y Conservador de Bienes Raíces. Mientras esperaba mi turno para ser atendido hice un comentario a una de las oficiales que daba atención: "Es una pena que Victoria no tenga un museo, habiendo tanto historia para mostrar: el ferrocarril, los colonos". "Sí, es verdad", respondió. Luego recordó que alguien había dejado un libro para publicitar su venta. Me lo facilita y lo hojeo con interés. Su título es ya muy atractivo: "Huellas de Familia: Colonias Europeas En La Frontera (1883-1900)". Leo el índice:

"Capítulo I Proceso Colonizador"; "Capítulo II Estadísticas"; "Capítulo III Genealogías por colonia"; "Listado alfabético de colonos", y "Fuentes consultadas". Es necesario que mencione la lista de las colonias, en la que el autor ubicó a las familias inmigrantes: Adencul, Chanco, Choque-Choque, Colo, Contulmo, Dumo (Dulmo), Ercilla, Freire (Allipén), Galvarino, Lautaro, Nueva Imperial, Ñielol, Púa, Purén, Quechereguas, Quillem, Quino, Quinquilco, Salto, Temuco, Traiguén, Tricauco, Victoria.

Noto que el libro no ha sido publicado a través de una editorial, si no que ha sido impreso gracias a fondos obtenidos a través de FONDART, luego de que el autor obtuviera este beneficio del Estado chileno. Al no poderlo comprar en una librería, busco información del autor, para poder contactarme con él y solicitarle me venda una copia. En mi cuaderno de investigación de campo anoto los antecedentes necesarios:

SERGIO VENEGAS AEDO

servenegas23@yahoo.es

Información acerca del profesor Sergio Venegas Aedo

Al final de aquel día, una vez llegado hasta mi hogar en la ciudad de Temuco, escribo un mensaje de correo electrónico a este atento profesor, quien, desde la cordillerana localidad de Lonquimay, me hizo llegar prontamente un ejemplar de su excelente trabajo.

Mi visita a la Notaría de Victoria fue doblemente exitosa: hallé la inscripción del título de dominio de un colono alemán y hallé "por casualidad" este excelente trabajo de investigación y recopilación efectuado por un ciudadano nativo de la Región de la Araucanía.

Muchas veces la aparición "milagrosa" de este tipo de fuentes confiables ayuda de manera extraordinaria a aquellos que les interesa la búsqueda de datos históricos, convirtiéndose este tipo de obras en un ahorro de tiempo, recursos y energías. El trabajo de investigación de aquellos que aman su tierra, como lo es este profesor nacido en la ciudad de Lautaro y actual docente del liceo de Lonquimay, puede ayudar a encontrar la hebra a quienes tengan ancestros que hayan sido colonos en Araucanía (especialmente alemanes, suizos, españoles, franceses e italianos), cuya inmigración hasta estas tierras sureñas dieron pie a la formación de familias, estando sus apellidos aún presentes en estos tiempos.

domingo, 4 de julio de 2010

Visitando los sitios históricos familiares

Una actividad que recomiendo es el realizar una visita a la localidad (la villa, pueblo o ciudad) en la que la familia ancestral o algunos de sus integrantes tuvo su residencia. Es probable el que ya nadie de los actuales vecinos del lugar recuerde que allí vivió o realizó sus quehaceres tal o cual persona, pero de igual manera es importante el hacer acto de presencia.
Antes de visitar la localidad, obtenga alguna información acerca de ella, por ejemplo, en guías turísticas impresas o en la Web: su fundación, sus primeros habitantes, su cultura local, fotografías. De una "mirada aérea" con 'GoogleEarth' o 'Google Maps', eso le ayudará a orientarse cuando se encuentre visitando el lugar.

El autor de este Blog, llegando al sitio histórico familiar

El acercarse hasta los lugares en que nuestra familia ancestral tuvo su residencia o efectuó sus diversas labores en el ámbito económico, provocan más "cercanía" con ellos, o lo que llamamos una especie de 'empatía': sentir la influencia del entorno físico, a través de los elementos que conforman paisaje - urbano o rural-, de una manera parecida a la manera de sentir de los antepasados. Cuando aún se conservan en pie las construcciones que acogieron a los integrantes de la familia ancestral, podemos llegar a sentir más potentemente ésto. Puede nacer el aprecio y hasta apego hacia esas localidades que tuvieron que ver con la vida cotidiana de nuestros familiares.


Tuve la oportunidad de viajar poco más de trescientos kilómetros, al sur de mi ciudad de residencia actual, para visitar el lugar en el que mi abuelo laboraba para los ferrocarriles chilenos, a comienzos de la década de los años 1920. A diez kilómetros al sur de la ciudad de Osorno se encuentra una pequeña ex estación ferroviaria; aún en aquella lejana época era pequeña y solitaria. En aquel lugar nacieron y fallecieron prontamente los primeros hijos de mi abuelo, pero sobrevivieron un tío y mi padre. Aún está en su lugar el edificio de la estación ferroviaria, que servía también como casa habitación para la familia del jefe. Ya desaparecieron la enorme bodega de carga y la casa del "cambiador", sólo conservándose las ruinas de los cimientos, y se retiraron la torre del semáforo y los dos "dispositivos" para el aro y el bastón. La arquitectura de la casa del jefe de la estación es muy típica de las construcciones ferroviarias de principios de los años 1900: un gran cajón con divisiones o compartimientos destinados a oficina y a hogar familiar, con una gran techumbre que cubre el contorno del edificio y ventanas altas protegidas por barrotes de fierro.

Ya no circulan trenes por allí; la vía férrea tiene óxido, la maleza comienza a ocupar el espacio existente entre los durmientes y las podridas crucetas de madera en la altura de los postes de rieles ya casi no tienen los aisladores de loza o vidrio del antiguo telégrafo, pero aún están allí la antigua bomba manual para extraer el agua del viejo pozo, el andén, y, aunque desteñido por el tiempo, el nombre de esa ex estación pintado en la pared: SAGLLUE.


Visitar los lugares en que la familia ancestral desarrolló su vida cotidiana hace muy bien al espíritu, viviéndose emociones que de otra manera no es posible percibir. Haga este saludable ejercicio: elija un lugar geográfico relacionado con sus ancestros, infórmese de algunos antecedentes históricos de aquel, seleccione una fecha para realizar el viaje, y visítelo...

viernes, 9 de abril de 2010

Preservar nuestros archivos personales

Archivo Regional de la Araucanía, tras el terremoto del 27/2/2010

Archivo Regional de la Araucanía, en demolición por daños estructurales

Los agentes que tienen que ver con la destrucción de los registros vitales de los seres humanos han estado, están y seguirán estando presentes. La natural degradación de los soportes en que se encuentren los registros, el almacenamiento descuidado, los accidentes, la acción de la naturaleza y hasta la intencionalidad para provocar la desaparación de la infomación de los seres humanos han destruido una inimaginable cantidad de historia personal, familiar y social durante todas la épocas de la humanidad. Para un investigador todo aquello hace casi imposible el efectuar la construcción genealógica o una reconstitución o reconstrucción histórica.

Guerra Civil española (1936-1939) - quema de archivos parroquiales

Con lo ocurrido en el pasado ya casi nada se puede hacer, pero ¿hay algo que podamos realizar ahora para la preservación de la información documental? Aquí doy unos consejos para quienes deseen guardar y conservar la información demográfica e histórica de la familia:
  • Obtenga fotocopias, escanee sus originales de fotografias, certificados y de todo otro documento en papel y grábelos en discos (Cd).
  • Cuando la información esté en poder de otra persona, o de un Archivo público o privado, solicite autorización para escanear, fotografiar o pida fotocopias. Una persona, un Archivo o Biblioteca no están exentos de tener destrucción o pérdida de documentación.
  • Si desea preservar, "invierta" dinero en ello. Guardar lo que se ha encontrado no es un gasto; mañana será tarde...
  • No sea egoísta. Nunca sea usted el único en tener los archivos documentales. Comparta copias de cada antecedente o registro con varios integrantes de su familia inmediata y más lejana. Si se llegaren a destruir los suyos, alguien más tendrá la información.
Los últimos acontecimientos ocurridos en el sur de Chile (terremoto y tsunami) nos hace meditar que hay que utilizar las actuales tecnologías para la conversión de los soportes antiguos a medios audiovisuales modernos. Los siguientes ejemplos dan cuenta de ello: mi fallecido padre guardaba entre sus pertenencias un certificado de nacimiento de su madre, otorgado por el Oficial del Registro Civil de Bulnes (provincia de Ñuble). El importante documento contiene muy notorias manchas de agua y la antigüedad de aquel estaba deteriorándolo. Lo puse en mi escáner y así he guardado copia digitalizada en el disco duro de mi computadora y, además, lo tengo en un archivo en un Cd. La misma operación efectué con los restos de un antiguo carné de identidad de mi abuela. En el pasado, el agua destruyó en gran parte ese valioso documento, desapareciendo la fotografía y trozos con información. ¡Una gran pérdida!


Finalmente, para el rescate de registros soportados en papel, pueden leer un Instructivo del Archivo Nacional de Chile, para el secado de documentos afectados por agua y/o microorganismos aquí.

sábado, 19 de diciembre de 2009

La Posesión Efectiva

Cuando los herederos de una persona quieren disponer de los bienes quedados al fallecimiento de su familiar, la ley chilena dispone que los interesados efectúen el trámite de la Posesión Efectiva. La Ley indicaba que, antiguamente, este trámite debía efectuarse ante el Juzgado Civil que tuviera jurisdicción sobre la localidad en la que el "causante" (el fallecido) haya tenido su último domicilio. Una vez que el Juez hubiera dictado la sentencia, en la que se declaraban quiénes eran los herederos del causante, dicha resolución judicial debía inscribirse en cada uno de los Conservadores de Bienes Raíces en los que el difunto haya tenido propiedades inmuebles. Actualmente, la posesión efectiva sin testamento (la voluntad escrita dejada por el pariente fallecido) debe tramitarse en el Registro Civil y no se inscribe en el Conservador de Bienes Raíces.

La Posesión Efectiva inscrita es muy útil para poder pesquisar la historia de la familia y de los bienes que tuvo nuestro familiar. Muchas veces no se concoce cuándo ocurrió el fallecimiento de nuestro pariente, pero es muy probable que conozcamos, o hayamos oído, que aquella persona tenía una propiedad en tal lugar o localidad. Allí empieza nuestra pesquisa. Lo primero que hay que efectuar es acercarse hasta la oficina del Conservador de Bienes Raíces de la comuna en la que se hallaba la propiedad de nuestro familiar, y luego revisar los libros índices del Registro de Propiedad. Muchas veces hay que realizar una búsqueda extensa, cuando no se conoce la época cuando fue adquirida la propiedad, pero, cuando aparecen los datos (la Fojas, el número de inscripción y el año), al tener a la vista aquella inscripción que efectuó el Conservador de Bienes Raíces, una anotación al margen nos comunicará lo que necesitamos. ¿Cuál es la anotación que necesitamos encontrar? Una que diga algo así como: "Transmitida a su sucesión a Fojas ... Nº ... del año ....", o "Traspasada a sus herederos a Fojas ... Nº ... del año ....".

Ejemplo de inscripción de un bien raíz, con anotaciones de "transmisión" a los herederos

Al revisar esa inscripción de "Herencia" (la propiedad inscrita a nombre de los herederos del causante) será posible obtener también la inscripción de la Posesión Efectiva, en la que es muy frecuente que se indique la fecha del fallecimiento del familiar. También se menciona el número del expediente y el nombre del Juzgado Civil en el que se hizo el trámite. Es posible pedir el desarchivo de ese expediente, para revisar los documentos que se acompañaron, muchas veces certificados de nacimiento, de matrimonio y de defunción o la tan preciada "Libreta de Familia", ¡un verdadero tesoro!

Ejemplo de inscripción de una Posesión Efectiva inscrita en el Conservador de Bienes Raíces

sábado, 21 de noviembre de 2009

Visitar un Cementerio

Sepultura de mis abuelos paternos

Recuerdo que en mi infancia había un ritual familiar de casi cada mes: visitar la sepultura de mis abuelos paternos. Cada vez que mi padre tenía días de descanso (era un maquinista de los Ferrocarriles del Estado), algún fin de semana él decía algo así como: "vamos a ver los abuelitos, al cementerio". Mi madre preparaba algo rico o compraba algún confite para nosotros, sus niños, y hacer más entretenida la larga caminata desde nuestro hogar en la Población Dreves de Temuco, yendo por calle Dinamarca hasta la Avenida Alemania, y desde allí, por calle Prieto Norte, llegábamos a la Avenida Balmaceda con sus amplios bandejones centrales. Antes de pasar al Cementerio General de Temuco, mi padre nos invitaba a visitar a su amigo de la infancia y compañero de colegio, don Aníbal Sepúlveda, quien tenía una fundición en la cercanías del cementerio. Allí pude observar el proceso de fundición en crisoles y la confección de artículos metálicos para las sepulturas; creo que era un negocio relacionado, más que nada, con el ambiente funerario. Desde allí sólo era cruzar al lado Norte de la Avenida Balmaceda y acceder por el ancho acceso al antiguo camposanto temuquense. Recorríamos la calle principal, girábamos a la izquierda y seguíamos caminando hasta llegar al patio en que estaba la sepultura de mis abuelos. Limpiar la sepultura de un poco maleza que crecía, poner flores, pasar una escobilla con cerdas de acero para sacar el musgo, eran las tareas que reiteradamente se hacían, mientas mis hermanos y yo recorríamos los "laberintos" que formaban las diversas sepulturas. Al retirarnos del lugar, pasábamos frente a sepulturas que tenían el símbolo de la estrella de David, y mi madre, con respeto, nos decía: "ahí están sepultados israelitas".

Mucho tiempo viviendo fuera de la ciudad de Temuco me hicieron borrar de mi mente el lugar exacto en que hallaba la sepultura de mis antepasados paternos. Asi es que, muchos años después, ya viviendo nuevamente en la ciudad de mi infancia, regresé al Cementerio General de Temuco, visité la Administración y, con la fecha de defunción de mi abuelo, solicité se me indicara el sitio en el que estaba aquella sepultura. La excelente atención que se me brindó dispuso mi mente para "reencontrarme" con los abuelitos, que en vida no conocí. Con emoción llegué al sitio, preparé mi máquina fotográfica y allí me retraté.

Presidente Domingo Santa María (1825-1889)

Durante el mandato del Presidente don Domingo Santa María, siendo su Ministro del Interior don José Manuel Balmaceda, la publicación de la Ley número 1895, promulgada con fecha 2 de agosto del año 1883, sobre de Inhumación de Cadáveres, "marginó a la Iglesia de la administración de los cementerios y permitió que se enterrara a personas de cualquier creencia religiosa, oficializando de este modo la secularización de los espacios de la muerte". Éste es el caso del antiguo Cementerio General de Temuco.

Ley de Inhumación de Cadáveres (www.memoriachilena.cl)

Otro buen instrumento o recurso para la investigación de la historia familiar es precisamente visitar el cementerio en el que fueron sepultados los restos de nuestros familiares, portando una cámara fotográfica que guarde la respectiva imagen de la lápida. No es poco frecuente encontrar que al buscar datos de un ancestro, nos encontremos que en la misma sepultura hay también una placa conmemorativa que recuerda que en el mismo sitio también fue sepultado otro pariente y, normalmente, podemos hallar fechas de sus defunciones. Algunas veces, las lápidas están desteñidas, o la pintura que marcaban las palabras labradas en sobrerrelieve o en bajorrelieve ya no existe, por cual ya no se puede apreciar simple a vista la información que buscamos. En estos casos, es conveniente llevar un trozo de papel fino y transparente, del tipo "papel volantín" u otro que nos permita "calcar" la imagen, para ello usando con cuidado lápices de cera para marcar el dibujo de las palabras.

lunes, 9 de noviembre de 2009

¿Cómo comienzo mi historia familiar?

Frecuentemente he escuchado decir, de alguien que ha querido iniciar su investigación genealógica, más o menos lo siguiente (leer con sentimiento y tono de frustración):

"Quiero empezar, pero no tengo idea de cuáles eran los nombres completos de mis abuelos, ni de dónde venían, y no sé cuándo nacieron, y eso me hace desistir".

Les quiero decir que la historia familiar no comienza con nuestros abuelos, si no que por nosotros mismos. Sí, no es posible hacer historia si no nos incluimos en primer lugar. De esta manera es más sencillo, ya que conocemos nuestros propios datos y desde nosotros mismos podemos "reconstruir", poco a poco, el pasado de la cadena familiar.

En primer lugar, pida, en cualquier oficina del Registro Civil de Chile, una fotocopia de su inscripción de nacimiento (para los efectos de investigación, es preferible una fotocopia de la inscripción a un Certificado de Nacimiento, ya que este último es sólo un extracto del primero). Para ello sólo necesita indicar el número de la inscripción, año, Registro y Circunscripción, los que son mencionados en su Cédula Nacional de Identidad, el comúnmente llamado "carné de identidad" o simplemente "el carné". Una vez que el Registro Civil le haya hecho entrega de ese documento, ¿qué encontrará en él?: a) datos que usted ya conoce: su nombre completo, su fecha de nacimiento, el nombre de sus padres (cuando son declarados por la persona que compareció a efectuar el registro); b) datos que usted tal vez no conozca: la fecha de la inscripción (cuándo fue su padre o su madre u otra persona a registrarlo), el lugar en que nació (no necesariamente el mismo de la oficina del Registro Civil), lugar de residencia de los padres, edades de los padres, profesiones u oficios; c) en ocasiones aparece el número de la inscripción, año y Circunscripción del matrimonio de los padres, lo que será de gran ayuda, ya que obteniendo una fotocopia de aquella inscripción obtendremos información de los cuatro abuelos.

Para guardar en orden los papeles que se vayan reuniendo, recomiendo comprar una buen archivador, aunque lo mejor es tener una carpeta con fundas plásticas transparentes. Éstas vienen en formato o tamaño "carta" u "oficio", y desde diez y hasta unas cincuenta fundas en su interior. Para mí ha sido la mejor manera de preservar mis documentos, ya que siempre están a la vista, en un sólo lugar, no de ensucian ni se deterioran con la constante revisión de ellos, por que los dedos sólo tocan el plástico.

martes, 20 de octubre de 2009

Tabla de parentescos

¿Cuál es el parentesco que existe entre un hijo de mi tío abuelo y yo?, o ¿qué parentesco es el que existe entre el hijo de una nieta de mi tatarabuelo y yo? Complicado...

Hace como un año atrás, mediante FamilySearch, pude encontrar a una pariente lejanísima a quien aporté antecedentes de un también lejanísimo ancestro común. Aquella persona me agradeció el gesto y me "regaló" una copia de su archivo genealógico en formato PAF. Cuando se dirigió a mí, no encontró otra forma de referirse a mi persona que como "primo Omar", pues no pudimos encontrar el nombre del parentesco que nos liga; y así quedamos, como "primos"...

Para cooperar con los investigadores, o simplemente con los curiosos, me dediqué a buscar en un antiguo material de ayuda que tenía guardado por allí, y encontré una Tabla de parentescos, la que inserto seguidamente:




jueves, 3 de septiembre de 2009

La Internet: herramientas extras para la historia familiar

Una noticia aparecida en el sitio Web de una comunidad genealógica de habla inglesa (Genealogy Wise), en la que se comenta acerca los resultados de una reciente exposición y conferencia sobre genealogía en los Estados Unidos de América, me ha motivado a escribir este post. La noticia señala que una de las conclusiones de esa Conferencia fue que quienes se interesan en encontrar a sus raíces o acceder a la información sobre la familia, pueden hallar lejanos parientes y hasta personas ajenas a la familia - los que pueden tener antecedentes o porciones desconocidas de recuerdos históricos y anécdotas - utilizando con generosidad las diversas herramientas de comunicación social que provee la Internet. No sólo se debe navegar entre las páginas Web que poseen bases de datos con apellidos, si no que se debe ser un activo participante de sitios que provean herramientas de expresión personales, de comunicación y de encuentro con otras personas, tales como crear blogs o ser partícipe de grupos, como por ejemplo Facebook.

Mi propia experiencia señala que hay utilizar al máximo cualquier posibilidad de comunicación a través de la Internet, y hasta atreverse a hacer cosas que normalmente podrían ser consideradas como "descabelladas". Les relato una serie de acciones que efectué y que como resultado me llevaron a obtener información y documentos auténticos sobre una de las ramas de mi familia:

Frustrada primera visita al interior del Museo Municipal de Bulnes

En el verano del año 2007 visité la localidad de Bulnes, en la Provincia de Ñuble, que está ubicada a unos veinticinco kilómetros al Sur de la ciudad de Chillán. Un auténtico Certificado de Nacimiento de mi abuela paterna, emitido en el año 1894, señalaba la calle Condell de aquella localidad como el lugar en el que ella nació y en la que sus padres (mis bisabuelos) tenían residencia. Un letrero anunciaba la existencia de un Museo y me dirigí hasta él para empaparme de la historia local. El Museo estaba cerrado, porque todo el poblado estaba de fiesta y habían actividades familiares por el aniversario de la fundación de Bulnes. Debí regresar a mi ciudad de origen sin haber podido ver la exposición histórica ni tampoco consultar sobre la posible existencia de datos de mis antepasados. Una vez en mi casa, pensando acerca mi desafortunada visita a Bulnes, a la que por la distancia no me es posible visitar de manera frecuente, recordé que en la fachada de la antigua casa que es usada como museo de Bulnes había una placa que decía "Museo Municipal". Pensé: "si dice que es municipal, entonces debe ser dependiente de la Municipalidad". Mediante el buscador encontré la página Web de la Ilustre Municipalidad de Bulnes, y en ella aparecía un listado de las direcciones de correo electrónico de los encargados de los distintos departamentos. Entonces escribí a la persona responsable del Museo. Lamentablemente la dirección no existía en el servidor de correo electrónico y me "rebotó". No me di por vencido y reenvié el mensaje a la dirección del Alcalde, con una muy respetuosa nota de explicación sobre el porqué se lo enviaba a él. Al día siguiente me respondió la secretaria del señor Alcalde, quien me dijo que mi nota había sido entregada impresa al encargado del Museo. Ese mismo día recibí un email de aquella amable persona, con quien tuve un prolongado intercambio de emails durante varios meses. Esta persona, sin ser pariente mío, tenía abundante documentación de mis antepasados y me regaló un conjunto de antiguas solicitudes de dispensas matrimoniales, que databan desde el año 1835 y hasta 1890, en las que aparecían bisabuelos, tíos bisabuelos y una serie de parientes desconocidos hasta esa fecha por mí. La parroquia de Bulnes, años atrás, había desechado aquellos viejos papeles y estaban en la basura. Este buen hombre que me ayudó, un amante de la historia de la pequeña ciudad en la que residía, rescató de su destrucción cientos de dispensas matrimoniales y fue un puente que me conectó con mis ancestros de esa antigua zona agrícola de Chile. Seis meses después de mi primera visita a Bulnes conocí personalmente a este buen hombre, ocasión en la que me regaló más antecedentes sobre mis antepasados y sobre la historia de la localidad. Dos meses después de haberlo conocido, aquel autodidacta historiador de la comuna falleció... Si me hubiera quedado sólo regañando, a manera de reacción natural por aquel "infructuoso" primer viaje a Bulnes, jamás me hubiera ocurrido el feliz encuentro con aquel buen hombre que tenía un día señalado para su partida de esta vida, y jamás habría tenido tan abundante información genealógica e histórica sobre una de mis ramas de ancestros. ¡Hay que ser proactivo, hay que ejecutar diversas acciones, hay que atreverse! Los resultados no se logran sólo soñando, si no que hay que efectuar labores que por añadidura atraigan esos resultados esperados.

Por último, escribo acerca de una segunda experiencia personal que tuve, y que espero sea otra motivación para que quienes estén buscando vestigios de otras ramas de su familia se atrevan a usar Internet, con sus más diversas herramientas de compartir con otros:

En junio pasado recibí un mensaje que me avisaba sobre la publicación de un comentario en una de las distintas fotografías que yo había "subido" hace dos años atrás al sitio Web "Panoramio". El mensaje estaba relacionado con la solictud de ayuda para que aquel nuevo usuario pudiera aprender a subir fotos de la misma localidad que yo había fotografiado, relacionada con ancestros de la zona de Queilen y Detico, al sur de la Isla de Chiloé. El comentario estaba firmado por alguien que tenía un apellido familiar para mí. Le dí instrucciones para publicar fotografías y aproveché la ocasión para preguntarle si él tenía entre sus antepasados a los míos, dándole algunos nombres. Luego de un breve intercambio de mensajes, en un par de días supimos que éramos familiares, y que el abuelo de aquel usuario de Internet era un anciano primo de mi madre. Ella pudo contactarse telefónicamente con su pariente, y en estos días estamos haciendo planes con mi hermano para llevar a mi mamá a la lejana caleta de Detico, en la Isla de Chiloé, tierra de sus antepasados paternos.

Visitando Queilen. Al fondo, la isla Tranqui.

Entonces ¡A usar la buenas herramientas que nos provee la Internet!

miércoles, 26 de agosto de 2009

Registros y documentación eclesiástica

No son pocas las personas que "pagan el noviciado", cuando comienzan a buscar la historia de su familia y que se encuentran con que no pueden seguir su investigación en el Registro Civil de Chile cuando los antecedentes de que disponen los llevan más atrás del año 1885. Muchas quedan con la frustrante información del funcionario que le atendió en alguna de las oficinas y que le dijo "no existe más información". A ellos les puedo decir: NO SE DESESPEREN. SÍ HAY INFORMACIÓN, PERO NO EN EL REGISTRO CIVIL.

Para los efectos legales, todos los nacimientos, matrimonios y defunciones (sepultaciones) acaecidos en Chile con anterioridad a la puesta en funciones del Registro Civil (1 de enero del año 1885) son los que figuraron inscritos en los Registros de Bautismos (bautizos), Registros de Matrimonios y de Sepultaciones (defunciones) de las diversas parroquias y misiones religiosas repartidas hasta por los más recónditos lugares del territorio chileno, especialmente los de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Dichos manuscritos logran dar luces sobre esos principales hechos fundamentales en la vida de un ser humano, desde la perspectiva religiosa.

Convento Franciscano de San Leonardo de Porto Mauricio, en Collipulli, Araucanía
(www.radioviaducto.cl)

A diferencia de los plazos impuestos en la Ley de Registro Civil, y su reglamento, que son perentorios para la inscripción de los nacimientos y las defunciones, es fácil encontrar que, en el caso de los bautizos, los niños y niñas registrados no eran recién nacidos si no que tenían muchos días, semanas, meses y hasta varios años desde ocurrido el nacimiento. Este hecho era normal debido, principalmente, a que los padres de la criatura no tenían residencia en las cercanías de la parroquia y sólo podían presentar a su hijo para la recepción del sacramento cuando un cura párroco salía a realizar un circuíto de evangelización, a lomo de caballo o en carreta, por la comarca de su jurisdicción. En el mundo rural del siglo diecinueve, y anteriores, pocos eran los padres que tomaban la precaución de tomar nota (cuando sabían leer y escribir) de la llegada a este mundo de un bebé, lo mismo cuando se producía el fallecimiento de un infante, así es que las fechas o edades de los niños registrados en aquellas épocas no tienen una alta exactitud desde el punto de vista histórico, aunque sirven de aproximación para el efecto de buscar más antecedentes familiares. Es altamente probable que en las condiciones de aquellas épocas una gran cantidad de neonatos y pequeños niños y niñas, que fallecieron de corta edad, jamás hayan alcanzado a recibir el bautismo y sus nombres no se hayan registrado en un Libro de Bautizos o Sepultaciones, por lo que si alguien de la familia no anotó los acontecimientos descritos, esos pequeños jamás existieron para la sociedad chilena, y con el tracurso del tiempo sus recuerdos fueron olvidados en las siguientes generaciones de la familia.

En investigación realizada por mí, he hallado antecedentes sobre bautismos efectuados por sacerdotes de la orden franciscana en la localidad de Collipulli (un hijo y una hija de mis bisabuelos, en los años 1884 y 1885) y en sus alrededores, tales como Chiguaihue y La Esperanza (hoy Villa Esperanza), siendo en este último lugar en donde tenían residencia los padres de las futuras esposas de dos tíos abuelos míos, quienes contrajeron matrimonio en Pitrufquén el año 1906, a 130 kilómetros más al Sur de Collipulli.

Inscripción del bautismo de una de mis tías abuelas

La actual ciudad de Collipulli nació en el mes de noviembre del año 1867 como uno de los fuertes militares del ejército chileno durante la época de la ocupación, "pacificación" y colonización de la Araucanía. El convento y capilla de la misión franciscana de Collipulli data de aproximadamente el año 1869, pasando a llamarse, en la década de los 1880, como Convento de la Misión de San Leonardo de Porto Mauricio, nombre dado en honor a un ejemplar misionero italiano de la orden franciscana, nacido en el siglo diecisiete y ordenado sacerdote en el año 1702.

Un muy interesante documento para revisar, cuando se encuentra disponible, es el expediente de la dispensa matrimonial. La dispensa es un permiso muy especial otorgado por el Obispo de la Diócesis, o por el Vicario General, a los contrayentes del matrimonio, cuando existen impedimentos legales descritos en la legislación eclesiástica. En los informes que la conforman aparecen detalles relevantes, tales como el parentezco que liga a los novios o hasta la situación económica o social en que vivían: "las madres de los contrayentes son hermanas" (primos), "pobreza de la novia", etc. En lo personal, he tenido acceso a varias dispensas de diferentes ancestros míos, presentados al cura párroco de Bulnes, en la Provincia de Ñuble, y que fue elevada a la consideración del Obispo de La Concepción. En ellos he podido recuperar información histórica sobre los antepasados de mi familia paterna, quienes fueron descendientes de antiguos habitantes de la comarca en que se encontraba la colonial Hacienda Larque.

Ejemplo de una solicitud de dispensa

Cuando se acaba la investigación en el Registro Civil de Chile debemos obligatoriamente "dar un salto" hacia la sagrada información que contienen los registros de las diferentes parroquias. Desgraciadamente, estos registros están en constante peligro de desaparecer. La decoloración de la tinta, la humedad y hasta los incendios de los archivos han terminado por hacer casi imposible reconstruir las líneas familiares sin muchos registros. Gracias a la cooperación de la Iglesia Católica Chilena, en la década de los 1970 fue posible preservar muchísimos libros con sus antiguos registros de la mayoría de las parroquias chilenas a través del proceso de microfilmación efectuado por la Sociedad Genealógica de Utah, cuyas imágenes hoy pueden ser vistas en las máquinas lectoras de microfilms ubicados en las diferentes sucursales que tiene dicha Sociedad en varias ciudades de Chile, a través de un Centro de Historia Familiar.

Los registros parroquiales son otro fundamental recurso que no se debe olvidar de revisar, en especial cuando la historia familiar retroceda más allá del año 1885.